Como decorar una mesa estilo consola

Una mesa estilo consola le da a cualquier ambiente una sensación de elegancia y a su vez atención. Este tipo de objetos nunca pasa desapercibidos y suele ser uno de los elementos que forma parte de un recibidor. Si quieres decorar una mesa estilo consola con éxito aplica los siguientes pasos/ consejos y verás como obtienes buenos resultados a la vista de cualquiera.

Elementos para decorar una mesa estilo consola

Lugar: vas a necesitar de un lugar espacioso para colocar la mesa y empezar a decorarla. Colocarla en un lugar junto a una ventana, al lado de las escaleras o en un sitio de la sala que esté libre es completamente perfecto.

Espejo: Nunca puede faltar, la mesa estilo consola que resalta siempre lleva su espejo para aquellas personas que quieran observar su rostro en el recibidor o la sala de estar. Por lo general mirarse al espejo en este espacio no sólo debe resultar cómodo, sino también accesible y llamativo para cualquier persona. Asegúrate que el espejo cuente con un marco llamativo a la antigua.

mesa consola decoracion

Alfombra: es muy probable que necesitemos una alfombra para darle un toque más clásico y profesional a la mesa estilo consola. Asegúrate de escoger blanca o negra según el material que uses para la mesa. Se recomienda usar madera.

Butacas: en muchas ocasiones las damas necesitan pasar un poco de tiempo en el recibidor. Las butacas son algunos de los elementos que no pueden faltar en este caso.

Mesa: la mesa estilo consola debe contar con un material llamativo. La madera es excelente para este tipo de decoraciones, bien sea pintada en color negro, blanco o su color marrón natural. Procura utilizar una mesa de madera de calidad para así evitar que las polillas se la coman con el tiempo.

Accesorios: desde candelabros, hasta lámparas modernas, una botella de vino, un barco en una botella, o quizá un simple cuadro en vez de un espejo. Son unos de los pocos accesorios con los que podemos decorar nuestra mesa estilo consola. Procura no cargarla con demasiadas cosas para que no pierda el encanto.